Cuántas veces se ha visto la foto de un paisaje en particular y siempre hay algo nuevo que aporta el fotógrafo en su captura. Eso es de las tantas cosas buenas que trae consigo la fotografía de paisaje.

Diferentes momentos del día, épocas del año, perspectiva, lente, filtro, son muchas las alternativas para ofrecer a los espectadores un punto de vista diferente de un mismo lugar.

El iPhone se ha convertido es una poderosa herramienta a la hora de hacer estas fotos, ofreciendo gran des posibilidades al contar con lentes incorporados y una amplia variedad de aplicaciones para lograr un mejor objetivo. Por eso, la próxima vez que salga a tomar fotografías de paisajes, ten en cuenta al iPhone como cámara y si se siguen estos consejos, los resultados serán increíbles.

Ten en cuenta la luz

La hora dorada (golden hour en inglés) es ese momento en que todos dicen que es la ideal para hacer fotos de paisajes. Totalmente cierto, la luz suave y cálida que brinda, así como los magníficos colores y las largas sombras, agregan un profundo interés visual.

Atardecer

La hora dorada aparece tanto en las primeras horas del día como en las últimas.

Pero este momento del día no es solo el único que brinda condiciones únicas de luz con las cuales se logra impresionantes fotos. La hora azul es otro momento que muy pocos aprovechan. Aparece minutos antes de la hora dorada en la mañana y minutos después en la tarde y su duración es mucho más corta.

Al amanecer si hay grandes cuerpos de agua cerca o una gran humedad en el ambiente, es posible encontrarse con niebla o neblina, un elemento que puede realzar la foto.

Niebla en las fotos con iPhone

Fotografiar un paisaje con el cielo completamente nublado es otra opción, ya que las nubes actúan como un difusor de luz gigante, y de esta manera proporciona un estupendo contraste y saturación. Al tomar fotos de paisaje en un día nublado, es necesario asegurarse que existan elementos que dan la profundidad y la dimensión de la escena a pesar de la falta de luces y sombras.

Tronco en el agua

El punto focal proporciona al espectador un lugar para que sus ojos descansen una vez que han mirado alrededor del resto de la escena.

Incluir un punto focal

Un gran problema con los paisajes es que a menudo se ven increíbles en la vida real, pero cuando se les captura en una foto, la imagen no se ve tan impresionante. Una de las mejores maneras de hacer una foto de paisaje más interesante es incluir un punto focal dentro de la escena. Este punto focal proporciona al espectador un lugar para que sus ojos descansen una vez que han mirado alrededor del resto de la escena. Ayuda a hacer la imagen más completa y más satisfactoria para mirar.

Se puede utilizar cualquier cosa como un punto focal, siempre y cuando se destaca y capta la atención del espectador. Los objetos comunes que se utilizan como punto focal en las fotos de paisaje son árboles, edificios y personas, pero se puede utilizar cualquier objeto que se desee.

No siempre es conveniente incluir a una persona en la foto de paisajes, sin embargo, a menudo se tropieza con objetos artificiales que contrastan con el entorno natural.

Reflexiones

La reflexión es que es una de las maneras más fáciles de agregar interés visual a una foto. En un paisaje si existe la posibilidad de agregarla, no se ha de perder tiempo. Eso sí, al incorporar una reflexión con el uso de un gran cuerpo de agua, hay algunas cosas que se han de tener en cuenta:

  • Hacer fotos desde diferentes perspectivas para encontrar el mejor ángulo de visión para capturar la reflexión sobre la superficie del agua.
  • Hacer uso de la regla de los tercios para un mejor encuadre y un disparo simétrico.
  • Colocar la línea del horizonte en el centro del marco, esto ayuda a amplificar la simetría en el disparo.

Crear un sentido de profundidad

Es importante crear un sentido de profundidad en las fotos de paisajes, sin esto, las imágenes se verán “planas” y no transmitirán la escala y la distancia que se percibe con los ojos. La composición con elementos a diferentes distancias de la cámara es la clave para crear un sentido de profundidad. Utilizar rocas, plantas, flores, gente, un tronco de árbol, o cualquier otra cosa que esté en la tierra para agregar el primer interés a su escena de los paisajes. Los ojos se mueven de los objetos en primer plano a los que están más alejados, diciéndole al cerebro que hay distancia entre cada elemento, y por lo tanto la profundidad.

Persona al lado de un árbol en una colina

Accesorios

Utiliza accesorios para hacer fotos de paisajes tales como lentes incorporados para el iPhone, ya sea un gran angular o un teleobjetivo, cada uno de estos brindará una diferente perspectiva del lugar. Haz uso de un trípode, a la hora de establecer la composición, este será de gran ayuda.

Finalmente, no se han de limitar las fotos de paisajes a lo amplio y basto que este pueda ser. Existen detalles pequeños en la naturaleza como flores, insectos, grupos de hojas que pueden resultar interesantes, no se ha de tener miedo a la hora de rellenar la escena.