En la actualidad, la mayoría de las personas para poder disfrutar de los alimentos necesitan antes fotografiarlos y compartir las imágenes principalmente en Instagram. Esta práctica es muy común, pero hay trucos para hacer fotos de las comidas que dejen a tus seguidores y amigos con el estómago rugiendo y el deseo de probar lo que en la imagen se muestra.

Si te encuentras en casa preparando alguna receta, una vez terminada, acerca el plato a una ventana donde reciba luz natural y si es posible un fondo blanco para eliminar la mayor cantidad de sombras posibles. Capturar desde diferentes ángulos es otra forma de eliminar las sombras en caso que no contemos con algún elemento blanco (una hoja de papel, un mantel, una tabla para cortar de color blanco) para ubicar en el fondo. Define el foco y controla la exposición. En el proceso de post-producción puedes aumentar los niveles del contraste, así como la saturación para un mejor resultado.

Utiliza una luz natural y no actives el flash, el plato se verá más delicioso.

Utiliza una luz natural y no actives el flash, el plato se verá más delicioso.

Otro truco útil es fotografiar menos comida de la que normalmente habría en el plato. Es uno de los casos donde el minimalismo prevalece y normalmente la preparación luce más bonita. Usar el espacio blanco del plato como un marco para el plato funciona bien en estas imágenes minimalistas.

Captura preparaciones simples, estas pueden ser más inspiradoras que un plato saturado de alimentos.

Captura preparaciones simples, estas pueden ser más inspiradoras que un plato saturado de alimentos.

Hay tres maneras de encuadrar el plato closeup, vista general, y apreciación global, la que se utilice dependerá del tipo de plato que se está fotografiando, la composición, y preferencias personales. Por ejemplo, en caso de que fuese un plato de pasta casera, probablemente un closeup sea la opción mejor. Este tipo de encuadre permite concentrarse en la comida y olvidarse de todo lo demás.

Fondo desenfocado mediante el uso de la aplicación Tadaa SLR.

Utiliza diferentes ángulos en las fotografías de comidas y bebidas.

Una vista general se concentra en el plato, pero también incluye algunos de los ambientes. Agrega el efecto de profundidad de campo para de esta manera el plato sea fácilmente reconocible.

Si estás en el interior de un restaurante y no tienes luz natural ya sea porque te encuentras lejos de una ventana o porque sea de noche, toma control total del balance de blancos. Si el resultado no es el esperado, puedes agregar algún filtro para crear una atmósfera diferente. Si eres de las personas que a menudo agregan filtros a las fotos de comida, evita los que sean sepia o borrosos. La mayoría de las veces basta con realzar los tonos de la comida, no de que esta parezca artificial. Recuerda que “menos es más”.

Las fotos tomadas desde arriba quedan bien si los alimentos se diferencian unos de otros fácilmente.

Las fotos tomadas desde arriba quedan bien si los alimentos se diferencian unos de otros fácilmente.

Agrega el elemento humano a las fotos de comida. No precisamente una persona sentada a la mesa con el plato de frente, sino las manos de alguien sosteniendo una cuchara o un cuchillo mientras se cortan los vegetales. Agregar el elemento humano a las fotografías de comida le dará más realismo y autenticidad a la imagen.

Por último, mira que están fotografiando los demás y como lo hacen. Instagram está lleno de fotografías de comidas que pueden ser la perfecta fuente de ideas.